Especial Día de la Mujer: Grandes deportistas

Como es bien sabido, hoy, 8 de marzo, es el Día Internacional de la Mujer. Aquí en VT Sports nos volcamos con esta celebración y en esta entrada del blog os mostraremos a cinco mujeres que han dejado una huella imborrable en la historia del deporte universitario en Estados Unidos. Una entrenadora, cuatro deportistas, cuatro disciplinas diferentes.

Pat Summitt

Pat Summitt (Foto de The Tennessee Tribune)

Pat Summitt (Foto de The Tennessee Tribune)

La legendaria entrenadora de baloncesto de la Universidad de Tennessee es indiscutiblemente la figura más influyente en el deporte femenino americano. Estuvo al mando de las Lady Volunteers durante 38 temporadas consecutivas (1974-2012), consiguiendo la friolera de 1098 victorias, más que cualquier otro preparador. Summitt lideró a Tennessee hacia la consecución de ocho títulos nacionales y recibió el premio Entrenadora del Año de la NCAA en siete ocasiones.

Sin embargo, como dice este artículo de USA Today, su legado se extiende más allá de los números. Lejos del lujo en el que navegan las potencias universitarias de hoy en día, Summitt conducía la furgoneta del equipo en los años 70, además de encargarse personalmente de lavar la indumentaria de sus jugadoras. Además, es impresionante el hecho de que todas las chicas que estuvieron cuatro años bajo su tutela obtuvieron su título. En 38 años, ni una sola fracasó académicamente.

Summitt falleció el pasado junio a los 64 años apenas cinco años después de ser diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer.

Katie Hnida

Katie-Hnida (Foto de ESPN)

En la entrada sobre la igualdad de género explicamos que no existe el fútbol americano femenino. Pues bien, Hnida fue pateadora del equipo del fútbol americano tanto de la Universidad de Colorado como de la de Nuevo México. ¿Cómo se explica esto? Tras una excelente campaña en el instituto, si bien no recibió oferta de beca, Hnida fue invitada a unirse a la plantilla de Colorado como walk-on. Aunque no participó en ningún partido oficial, en 1999 hizo historia al convertirse en la primera mujer en ser convocada para un bowl game, un encuentro de postemporada.

Posteriormente, se transfirió a la Universidad de Nuevo México donde, mediante dos puntos extra, fue la primera mujer en anotar puntos en la máxima categoría del college football.

Annika Sörenstam

Más de dos décadas antes de que el vasco Jon Rahm se convirtiera en ídolo de masas en Arizona State University, la golfista sueca cuajó dos excelentes temporadas defendiendo los colores de la vecina y rival Universidad de Arizona. En 1991, se convirtió en la primera jugadora de primer año en ganar el título nacional individual de la NCAA, así como la primera no estadounidense en lograrlo. La temporada siguiente, ayudó a los Wildcats a ganar el trofeo en la potente conferencia Pac-10 (ahora Pac-12). Como profesional, Sörenstam ganó 72 títulos de la LPGA, entre los que se incluyen 10 de los grandes. Aunó más de 22 millones de dólares en ganancias a lo largo de su decorada carrera. Se la conoce como Señorita 59 al ser la única mujer capaz de bajar de 60 golpes en una ronda del circuito LPGA.

Katie Ledecky

Katie Ledecky (Foto de NBC Olympics)

La niña prodigio de la natación mundial entra en esta lista a pesar de no haber completado su primera temporada como deportista universitaria todavía. La oriunda de Washington D.C. tuvo tiempo a ganar cinco medallas de oro olímpicas (una en Londres 2012 con solo 15 años, cuatro en Río de Janeiro 2016) y poseer los records del mundo en 400, 800 y 1.500 metros libre antes de enrolarse en la prestigiosa universidad de Stanford.

Yo siempre he querido nadar en la universidad,” afirmaba Ledecky al NY Times, a quien la decisión de acudir a Stanford durante al menos una temporada le costará millones de dólares en potenciales patrocinios, ya que la NCAA no permite a deportistas profesionales tomar parte en sus competiciones.

Brittney Griner

Brittney Griner (Foto de USA Today)

La actual jugadora de las Phoenix Mercury de la WNBA fue una de las jugadoras de baloncesto más dominantes que ser recuerdan en la NCAA gracias a sus 2,03 metros de altura, lo que le permite ser una de las pocas mujeres capaces de realizar mates durante los partidos. Fue la primera jugadora universitaria en meter 2.000 puntos y taponar 500 tiros de las rivales. En 2012, lideró a las Bears de Baylor University al título nacional.

Poco después de ser elegida como número uno en el draft de la WNBA en 2013, Griner confesó públicamente su homosexualidad con el objetivo de ayudar a otros deportistas en una situación similar. En esta entrevista con Richard Deitsch de Sports Illustrated, Griner admitió que el departamento de relaciones públicas de Baylor le prohibía hablar en público de su sexualidad debido a su arcaica postura sobre la materia.

¡Feliz Día Internacional de la Mujer!

Texto: Pablo Mosquera

2017-03-08T19:56:48+00:00